7 de febrero de 2019

Como probar correctamente un eCommerce

Cuando vamos a lanzar una tienda online, tenemos que poner el foco en saber cuando vamos a realizar la primera acción para que empiecen los usuarios a utilizarla de manera masiva. Muchas veces, pensamos que el momento más crítico es cuando la ponemos en producción, pero no es así.



Cuando publicamos una página web o un ecommerce, el tráfico será nulo, ya que nadie tiene acceso y no sabe la URL para navegar hacia ella, por lo tanto, el momento en el que empezamos a publicitarla, es cuando las visitas comenzarán a subir y se moverá por la red.

Antes de ponerla en producción, evidentemente, hemos realizado las pruebas pertinentes y sabemos que no existen o no deberían de existir defectos, pero en ese periodo de falta de visitas, podemos aprovechar para realizar alguna que otra prueba definitiva. Siempre recomiendo que se realice en un entorno de post-producción o con una clave de acceso, pero si nos vamos al plano real, a veces, esto no se puede hacer.


La integridad de nuestra marca y el buen uso que proporcionará nuestra tienda a los clientes es la mejor cara que podemos ofrecerlos

Para que las pruebas sean efectivas, lo primero es que el hosting sea el que vamos a utilizar definitivamente ya que, al pasar de un servidor a otro o de un plan de hosting en la nube a otro, pueden variar las condiciones y el entorno donde se ejecutará nuestra tienda online.

Estas pruebas las pueden realizar los propios clientes ya que se conocerán el negocio a la perfección y podrán recorrer todos los caminos de una manera rápida.

Estas pruebas se denominan test de usabilidad, ya los explicamos anteriormente y consisten en coger a varias personas, que serán clientes o usuarios finales y se les hace realizar acciones en el ecommerce. Habitualmente, lo ideal, es que realicen procesos de compra.

Durante estas acciones, hay que observar, apuntar lo que hacen y fijarse muy bien, ya que quizá diseñaste algo que en tu cabeza es lo más usable del mundo, pero realmente no lo es tanto, ojo con esto. Este tipo de pruebas durarán unos 15 minutos.


También, se suelen realizar test A/B, que consiste en probar distintas versiones del ecommerce para ver cual tiene mayor ratio de conversión a venta.

Otros test que se realizan son los de cabecera, que consisten en enseñar a un usuario la cabecera del ecommerce en unos 5 segundos y preguntar, después, que se vende y si ha entendido el mensaje.

Lo que, si que suelo utilizar muchas veces, son test de mapas de calor, que nos “pintan” las zonas de la web por donde más pulsan los usuarios y cuales no. De esta manera, podemos plantear un cambio de botones o resaltar alguna sección en zonas de más uso.

Si queremos rizar el rizo, existe un tipo de prueba que es la de los tres click, donde cada usuario podrá hacer cualquier acción de nuestro ecommerce en tan solo tres click.

Uno de los problemas más recurrentes en ecommerce es la compatibilidad con navegadores y dispositivos, ya que, el hecho de no poder finaliza la compra en uno de ellos, nos puede llegar a ocasionar perdidas millonarias.

si intentas comprar un producto y no puedes…el ecommerce, por muy bonito e intuitivo que sea, no servirá de nada

Es muy importante probar con una buena batería de dispositivos, entre ellos tablet, Smartphone de diferentes tamaños y sistemas operativos y sobre todo tener un buen abanico de navegadores con los que acceder y comprobar que todo se puede realizar en todos los sitios.

Un problema que nos solemos encontrar con la compatibilidad en navegadores es que las fuentes no las trata cada uno de la misma manera o que el CSS no se visualice correctamente. Puede parecer que son cosas de menor importancia, pero si hay algo movido o descuadrado, da una imagen de dejadez que, al menos a mi, no me gusta nada.
Actualmente, si queremos estar a la última, nuestro ecommerce tiene que ser Responsive, es decir, se tiene que acoplar a todos los dispositivos móviles, y en una web habitual es más sencillo, pero ser capaz de ajustar las fotos y textos de diferentes productos, a veces, suele ser un quebradero de cabeza para diseñadores, desarrolladores y Testers.

Otro punto muy interesante a validar y que a veces damos como menos importancia, es la comprobación de los textos. Una palabra mal escrita o con alguna falta de ortografía, es algo imperdonable y que da muy mala imagen, por lo tanto, es una de las cosas más importantes que debemos de mirar, antes de nada. También, está bien que se repasen todas las imágenes y el favicon.

Y, por último, que menos que comprobar los formularios y las formas de pago. ¿Qué repercusión puede tener que un usuario no pueda contactar con nosotros o no pueda suscribirse a la newsletter? Pues si os soy sincero, enorme. Si me pongo en la piel de un usuario e intento contactar con alguna empresa y no puedo, mi cabreo será bastante grande, así que es algo a lo que hay que poner hincapié.

Sobre las formas de pago, es evidente, si intentas comprar un producto y no puedes…el ecommerce, por muy bonito e intuitivo que sea, no servirá de nada.
Tras ello, podemos revisar el archivo robots.txt, la página 404, diferentes divisas o idiomas…etc, etc…

Como veis, las pruebas a realizar no son triviales y agrupan una gran cantidad de variantes, por lo tanto, no debemos de escasear con el tiempo en el que las realicemos ni intentar pasar por alto alguna. La integridad de nuestra marca y el buen uso que proporcionará nuestra tienda a los clientes es la mejor cara que podemos ofrecerlos.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

¿Hablamos?

Cuéntanos como ayudarte

Si quieres más información sobre lo que hacemos, necesitas ayuda o quieres hablar con nosotr@s, solo tienes que ponerte en contacto.

Teléfono:

(+34) 648 961 876