23 de enero de 2019

Relajarnos y liberar el estrés, también es calidad


Hoy nos desmarcamos de la temática habitual de QA Lovers con un tema que también está relacionado con la calidad, pero la calidad de la mente, del cuerpo y de nuestra vida en general.


Igual que mantener la calidad dentro de una empresa, de un proyecto o de un software en concreto, tenemos que mantener una calidad de vida alta y efectiva para que nuestra mente esté libre de negatividad, estrés y malas sensaciones.

El estrés es una de las lacras de nuestra sociedad actual, vivimos con un estilo de vida acelerado, agobiante, rápido, con infinidad de estímulos que nos hacen llevar todo al extremo y no nos dejan un tiempo para la tranquilidad y tomarnos todo con mucha más calma, de ahí viene que el trabajo nos genere una serie de problemas mentales y físicos que pueden ser realmente graves.

El estrés suele estar producido, casi al 100% por el trabajo, aunque no nos demos cuenta o digamos que no nos afecta, es una realidad que sufrimos todas las personas en algunos momentos de nuestra vida, hay ejemplos claros que nos afectan:

  • Exceso de trabajo
  • No tener trabajo o no encontrarlo
  • No saber realizar al 100% algunas tareas que nos encomiendan en el trabajo
  • Acoso laboral
  • Mal ambiente laboral o entre compañeros

Aún así, todo el estrés no es malo, hay épocas en las que debemos de sentir un cierto punto del mismo para solventar una situación en concreto, como el realizar un examen final o presentar un trabajo o proyecto a alguien. Siempre y cuando este punto de estrés es controlado, mínimo y puntual, nos hará aprender y crecer personal y profesionalmente, pero cuando se convierte en algo crónico es cuando tenemos los problemas de los que estamos hablando.

Si preguntamos a la mayoría de las personas, sus técnicas habituales de relajación (incluido yo) son el ver la TV, tumbarte en el sofá o dormir, pero todo esto está muy lejos de lo que en realidad nos calma y nos relajará. Para ello, existen una serie de ejercicios que nos ayudarán a eliminar esas “toxinas” de nuestro cuerpo y mente.

La mayoría de las veces, podemos revertir situaciones de estrés con simples técnicas de respiración, que son fáciles y se pueden realizar en cualquier sitio.

La respiración profunda es el más sencillo de todos, ya que nos tranquiliza en el momento y de manera rápida. La técnica es tan sencilla como coger aire por la nariz, mantenerlo en los pulmones unos instantes y soltarlo suavemente por la boca. Los expertos dicen que cada paso, de los tres anteriores, tiene que durar unos 4 segundos.

Otro ejercicio que nos puede ayudar mucho, es la respiración diafragmática/abdominal que es muy parecida a la anterior, pero entra en juego el abdomen.

Para realizar esta técnica, debemos de estar sentados o tumbados y cogeremos aire por la nariz durante 4 segundos, manteniéndolo dentro otros cuatro segundos y expulsándolo, a continuación, de manera suave. Las inspiraciones deben de ser largas y que entre una gran cantidad de aire en el cuerpo.

A continuación, hay que poner la mano en el estómago y la otra en el pecho y comprobando que la mano del pecho no se mueve al inhalar, notándose que el aire va al vientre. Este ejercicio, controla la tasa cardiaca y la desciende.

Cuando controlemos los ejercicios de respiración, podemos introducirnos en otras técnicas como meditación, mantras, desconexión total y mi favorito, Reiki.

En el caso de la meditación o repetir un mantra constantemente, a modo de relajación, aumentaremos el nivel de concentración y haremos que nuestro ser interior crezca. Unido a la respiración, nos ayudará a rebajar tensiones.

Si hablamos de desconexión, es tan simple como olvidarnos de todo y centrarnos en nosotros mismos. Hay ejercicios relacionados con el Tai-Chi, que nos ayudarán mucho en esta desconexión. También técnicas como la sonoterapia, que nos ayuda a adentrarnos en nosotros mismos y reflexionar sobre nuestros objetivos y propósitos personales.

Eso si, para cualquier técnica de este tipo es muy necesario el eliminar los pensamientos negativos y tóxicos de nuestra mente y liberarla de cualquier idea que nos lleve a este terreno. Esto, es solo una mínima idea de todo lo que se puede realizar y que, si nos sirve para relajarnos, rebajar el estrés y ayudarnos a tener mucho más control en nosotros mismos, ya es un paso adelante.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

¿Hablamos?

Cuéntanos como ayudarte

Si quieres más información sobre lo que hacemos, necesitas ayuda o quieres hablar con nosotr@s, solo tienes que ponerte en contacto.

Teléfono:

(+34) 648 961 876

(*) Pulsando el check estas aceptando la Política de Privacidad