La necesidad que tenemos de realizar validaciones en dispositivos móviles es ya una realidad. Todas las empresas tienen ya presencia en ellos ya sea por tener apps nativas como portales responsive.


Ahora mismo, una mala app en un dispositivo, es el detonante perfecto para que una empresa pierda mucho dinero y tenga menor presencia en relación a sus competidores.

Esta demanda actual nos hace tener estrategias de validación para dispositivos, teniendo en cuenta que debemos obtener un nivel de exigencia aún más alto. 

Lo primero que debemos de hacer es estudiar el mercado, y herramientas como NET Marketshare, nos da exactamente eso: que dispositivos, navegadores y sistemas operativos son los más utilizados. Así vamos cubriendo, poco a poco, la demanda y utilización actual.

Una vez que se ha obtenido un número que consideremos de dispositivos, que vendrá dado por el tipo de proyecto, debemos de ver que sistemas operativos son los más utilizados. 

Habitualmente, estaremos hablando de Android e iOS en diferentes versiones, donde iOS tiene un nivel de actualización y utilización de la última versión muy superior a Android, donde la actualización del último sistema operativo suele ir de la mano de los últimos modelos de dispositivos del mercado, que no todo el mundo tiene o compra.

Una vez hemos obtenido estos datos, procedemos a realizar una tabla, donde mezclaremos los dispositivos con las versiones y seleccionando tablet y smartphone entre ellos, posibilitando que todas las versiones estén probadas en diferentes dispositivos con tamaños, también, diferentes.

Mi recomendación es que solo repitáis tamaño de pantalla en dispositivos diferentes, por ejemplo, un Samsung Galaxy y un iPhone, no dos iPhone 5s con distintos sistemas operativos. De esta manera, obtendremos alrededor de 15 dispositivos distintos, con tamaños, resoluciones y pantallas diferentes con todos los sistemas operativos seleccionados, sin repetir ninguno.

Por ejemplo, una versión bastante eficiente de dispositivos y sistemas operativos utilizados a día de hoy, sería la siguiente:

Galaxy Tab S2
Android v.6.0.1
8’’
Samsung Galaxy S4
Android v.5.0.1
5’’
Samsung Galaxy Tab 2
Android v.4.3
10,1’’
Sony Z5 Compact
Android v.7.1.1
4,6’’
iPhone 6s Plus
iOS v.11
5,5’’
iPad Mini 1
iOS v.8.3
7,9’’
iPad 4 Gen
iOS v.7.1.1
9,7’’
iPhone 5s
iOS v.9.3.3
4’’
iPhone 6
iOS v.10


Con esta tabla, a expensas de que iPhone X tenga mucha más presencia en el mercado y las apps se ajusten totalmente a su pantalla, podemos comenzar a trabajar sin ningún problema, sabiendo que cubrimos mucha cuota de mercado con un abanico relativamente pequeño de dispositivos y con una primera inversión no muy grande.

Para el tema de navegadores, hacemos lo mismo, cubriendo tantos sistemas operativos y dispositivos como existan en el mercado. 

Podemos comenzar con una tabla similar a esta:

S.O. / Navegador
Internet Explorer
Firefox
Chrome
Safari
Edge
Windows 7
v.11




Windows 10

Quantum v.57
v.63

v.40
Mac OS X 10.13.1






Lo bueno que tiene este tipo de pruebas de compatibilidad, es que podemos utilizar máquinas virtuales, Amazon Workspace o alguna otra herramienta similar que nos permitirá tener una buena batería sin tener la necesidad de comprar o adquirir muchos dispositivos físicos.


Podéis tener más ideas de como comenzar las validaciones de dispositivos móviles, adquiriendo el libro que escribí hace tiempo: Como asegurar la calidad en dispositivos móviles y no morir en el intento.