4 de septiembre de 2016

El oficio de repartir felicidad

Hace bastantes años que me dedico a comprobar que las cosas funcionan, que hacen lo que tiene que hacer…en definitiva, a asegurar la calidad de productos digitales, de software.

Es un oficio complicado, a veces malogrado, que no brilla, en el que hay que estar luchando día tras día para buscar la valoración exterior e interior que uno cree necesaria, en fin, diríamos que difícil.

Dedicarse a asegurar la calidad, a hacer testing, a probar, a validar, a verificar…como lo querías llamar, es un oficio de pocos que vale para mucho, me explico:

Habitualmente en los proyectos somos muy pocos pero nuestro trabajo hace feliz a muchos, ¿en que sentido? Pues muy sencillo, queridos lectores:

Hace feliz a desarrollo, que hace que su trabajo se entregue con calidad, pudiendo irse tranquilo a casa, hace feliz a los directivos, que ven como su proyecto va viento en popa y tienen que dirigir su esfuerzo y su mirada a otros asuntos, quizá más importantes (una preocupación menos), hace feliz al bolsillo de la empresa, podemos hacer ahorrar mucho dinero y sobre todo, la parte que más me gusta: hace feliz a los usuarios, la gente que utiliza el producto.

Cuando alguien intenta utilizar el producto en el que hemos dedicado tantas horas y esfuerzo y puede trabajar a gusto, sin problemas, esforzándose en hacer bien su trabajo y no en como hacer funcionar ese maldito programa, todo va como la seda…que a gusto vive uno cuando utiliza algo y funciona bien, no falla, dedica sus minutos justos y necesarios, guarda, apaga y se dedica a otra cosa. Tranquilidad absoluta.

Echando la vista atrás y recapacitando, me doy cuenta de a cuanta gente he hecho feliz con mi trabajo, cuantas personas han podido dedicar el tiempo exacto a realizar la tarea que tenían entre manos y no han encontrado ninguna pega ni ningún problema. Cuantos profesionales nos hemos podido ir a casa tranquilos, sin preocupaciones, dedicando todo el esfuerzo en nuestra vida personal.

Ahora cierro los ojos y me doy cuenta que realmente no me dedico al Aseguramiento de la Calidad del Software, me dedico a Garantizar Felicidad.


Gracias a todos los profesionales que garantizan esa felicidad, vuestro trabajo es único y vuestra dedicación la más importante, seguir haciendo sonreír al mundo.

¿Hablamos?

Cuéntanos como ayudarte

Si quieres más información sobre lo que hacemos, necesitas ayuda o quieres hablar con nosotr@s, solo tienes que ponerte en contacto.

Teléfono:

(+34) 648 961 876

(*) Pulsando el check estas aceptando la Política de Privacidad