Gracias a la herramienta de gestión de pruebas de Microsoft, podemos implementar de manera sencilla una manera de trabajar que nos permita gestionar nuestro trabajo y que quede organizado en un solo sitio.


Test Manager es una herramienta que Microsoft sacó al mercado en 2010 y que poco a poco se va implementando en cada vez más proyectos. En la actualidad podemos trabajar con Test Manager 2013 que viene acoplado únicamente en la suite de Visual Studio 2013 test professional y ultimate. Esta nueva versión dispone de algunas mejoras que se pueden consultar aquí.

Tras una mínima explicación vamos a ver como nos puede ayudar esta herramienta:
  1. En primer lugar nos permite crear un árbol de carpetas donde organizar a nuestra manera los casos de prueba que  estemos creando. Podemos tener tantos niveles como consideremos y crear una estructura cómoda y que se adapte al proyecto en que trabajamos.
  2. Podemos crear los casos de prueba a nuestro gusto sin excepciones y añadiendo mejoras que nos servirán para ganar tiempo a la hora de ejecutarlos e incluso crear posteriores, como en el caso de los pasos compartidos, que nos permitirán escribir un caso único, automatizarlo y reutilizarlo en todos los casos de prueba que creamos necesario.
  3. Crear una sencilla automatización basada en clics en coordenadas que nos facilitará la vida y nos hará ganar mucho tiempo a la hora de reprobar, de rellenar campos o por ejemplo, de hacer clics en ciertos menús. Esta sencilla automatización del caso de prueba se realizará la primera vez que pasemos el caso y en posteriores repruebas de esos casos, podemos, simplemente, pulsar el botón "play all" y test manager nos ejecutará el caso de manera automática. Además, esto nos permite hacer una conversión desde Visual Studio y convertirla a CodedUI para añadir o modificar en código lo que queramos.
  4. A la hora de ejecutar, Test Manager nos facilitará el trabajo en el sentido de que podemos, en tiempo real, dar el OK y el KO, cambiar el caso de prueba, un paso, abrir defectos y asociarlos a esa ejecución, agregar capturas de pantalla, vídeos y un sinfín de información que se agregará automáticamente (en el caso de que la habilitemos, claro). Esta información, a la hora de abrir un defecto, también aparecerá, facilitando así, el trabajo de investigación al desarrollador.
La herramienta de gestión de pruebas de Microsoft es un apoyo impresionante en un proyecto, y sobre todo a la hora de hacer un testing de calidad, organizado y sobre todo metódico. Su integración total con Visual Studio, TFS y herramientas de desarrolladores de Microsoft es una ventaja muy importante al poder capturar en ambos sentidos toda la información, enlazarla y dejar una trazabilidad perfecta para que las métricas y datos que exportemos sean reales y totalmente utilizables para mejorar el proceso interno del propio proyecto.

Poco a poco iré escribiendo artículos de Microsoft Test Manager entrando en detalle en todos sus módulos, características y sobre todo dando pistas y consejos a la hora de configurarlo para que la ayuda sea completa y efectiva. Utilicemos este pequeño post para adentrarnos en la herramienta y empezar a conocerla mejor.