16 de marzo de 2015

El error de no pensar en el testing

Cuando se habla del tester, en muchos casos, se habla de esa persona que hace ese trabajo que puede hacer cualquiera, ese trabajo que no es importante, que no es especializado o que como no hace las maravillas que puede hacer un desarrollador, se le ningunea como el que más. Gran error y equivocación total.



Por mucho que nos encontremos este tipo de cosas, esos comentarios no están más que equivocados, no se dan cuenta que esa persona que hace pruebas les ha salvado y les seguirá salvando día tras día.

Un grandísimo desarrollador, una eminencia, un gurú del desarrollo, no es nadie, si no tiene a ese humilde tester al lado que pruebe sus maravillosas lineas de código, abra todos esos defectos y se solucionen para que una vez tenga en sus manos la aplicación el usuario final, pueda tener buenas vibraciones y pueda realizar un uso correcto de la misma.

A día de hoy hay que hacer entender que el tester no es especialista de desarrollo, que quizá no sepa por qué pasa un determinado defecto que a ojos de un desarrollador sea evidente o que, simplemente no sepa como se arregla, pero, a pesar de eso, si que es capaz de ver a simple vista un defecto que ni por asomo a podido ver el desarrollador al hacer sus pruebas o tiene el conocimiento suficiente para realizar una combinación necesaria para probar y abrir defectos en algo que ni siquiera se había contemplado.

Habitualmente el testing se ve como algo que no hace falta una especialidad, como ya he comentado antes, algo que puede hacer cualquiera en cualquier momento y si esto ocurre, lo más probable es que se le entregue al usuario final una aplicación defectuosa que tendrá un futuro muy poco prometedor y sobre todo una valoración negativa en las principales tiendas de aplicaciones donde pueda encontrarse.

Actualmente, aunque muchos no lo vean así, el testing es necesario al 100%, sobre todo cuando los usuarios son cada día más exigentes y sobre todo tan fugaces. Una aplicación puede tener millones de usuarios, pero un solo día de error puede hacer que la gran mayoría de estos se pasen a la competencia, haciendo casi imposible poder volver a recuperar a la mayoría de ellos.

Los que nos dedicamos al testing tenemos que tener siempre en mente que somos los que hacemos que las cosas funcionen bien y cuando nos enfrentamos a un proyecto en el que los tester son ninguneados, ir con la cabeza muy alta pensando que sin ti, casi seguro y por muchos gurús del desarrollo que trabajen en ese proyecto, estará abocado al fracaso.

¿Hablamos?

Cuéntanos como ayudarte

Si quieres más información sobre lo que hacemos, necesitas ayuda o quieres hablar con nosotr@s, solo tienes que ponerte en contacto.

Teléfono:

(+34) 648 961 876