Cuando hablamos de automatización lo primero que pensamos es hasta donde podemos llegar, donde debemos de parar y que páginas son las más factibles de automatizar.


En muchos de los proyectos en los que podemos trabajar, no tienen claro cuales son los límites de la automatización y el principal pensamiento es, todo es automatizable y por lo tanto hay que automatizar el 100% de las pantallas. Un error muy común y muy dañino para asegurar la calidad.

¿Se puede automatizar? Si, claro, pero con cabeza. La automatización dependerá de como es la aplicación, cual es su complejidad y cuantas variables diferentes tengamos en cada pantalla.

Si intentamos automatizar el 100% de las páginas, al final, tendremos el grave problema del mantenimiento, que se nos irá de las manos, y si automatizamos las páginas que no son necesarias, al final no valdrá la pena gastar tiempo y dinero en ellas.

Antes de automatizar nos tenemos que sentar tranquilamente a estudiar nuestras pruebas manuales, cuales nos han dado más problemas y cuales son, en la mayoría de los casos, fáciles y simples y no tengan demasiadas combinatorias.

Una vez que tengamos separadas estas pruebas del resto, valoraremos la cantidad y el tiempo que disponemos, para no pillarnos los dedos. Si estamos justos, seleccionamos las más críticas y dejamos el resto para más adelante. Lo principal es buscar un término medio entre el coste de realizar las pruebas y el tiempo que le vamos a dedicar, sumándole aparte el tiempo que nos llevará el mantenimiento de las mismas. Es muy sencillo, si automatizamos más de la cuenta, el tiempo de creación y de mantenimiento se nos dispara, por lo tanto es inviable llevarlo a cabo porque no tendremos tiempo para otras funciones.

Cuando nos piden automatizar absolutamente todo, lo primero que se piensa es que las pruebas manuales desaparecerán, un error que comete practicamente todo el mundo, simplemente hay que automatizar con orden y sin pensar que nuestras pruebas manuales desaparezcan al 100%.

Mi principal consejo es que cuando automaticemos tengamos mucho cuidado de valorar el tiempo que nos puede llevar y no saturarnos, ya que la dedicación absoluta a la realización de pruebas automáticas siempre, puede llevar a abandonar la realización de pruebas manuales y otras funciones y nos puede acarrear más problemas que soluciones. Si somos dos o más, lo tenemos muy sencillo, uno se dedica a realizar pruebas automáticas y el otro a las pruebas manuales y cada cierto tiempo rotaremos para que ambas personas puedan dedicarse a ambas tareas.