¿Que sería del mundo sin personas dedicadas 100% a encontrar defectos en cualquier cosa que utilizamos a diario?


El testing, por mucho que cueste creerlo, es la piedra angular de absolutamente todo y con todo me refiero a TODO.

¿Te imaginas encender la vitroceramica sin que hubiera pasado el control de calidad? Me apuesto lo que queráis a que el 99% de vosotros ni os acercabais al botón de encendido. Como este, se pueden poner infinidad de ejemplos y más concretamente, a lo que yo me dedico, la calidad del software.

Un software sin testear es una bomba de relojería, ni más ni menos. Una bomba que nos puede estallar en cualquier momento y que nos puede ocasionar muchísimos problemas, sobre todo económicos.

Existen varias reglas que no deberíamos saltarnos en los modelos actuales de trabajo:
  1. Jamás se debe de subir a producción un software que no sepamos seguro que haya pasado, por lo menos, una serie de pruebas de sistema y de aceptación.
  2. El Tester no debe de estar separado del equipo de desarrollo. Ahora mismo, el equipo de testing y el de desarrollo son uno solo y tienen que tener la mayor afinidad posible, comunicándose en todo momento. Eso sí, cada uno tiene que dedicarse a lo suyo, el desarrollador no es un tester y el tester no es un desarrollador, por mucho que se empeñen en justificar lo contrario.
  3. Si no está probado, no sube a producción. Ahí es donde tienes que jugarte el cuello con quien sea y cuando sea, no seas el artífice de una mala subida que llegue a los usuarios y repercuta en tu trabajo.
  4. Se inflexible a la hora de realizar tus pruebas, no dejes de hacer lo básico: lectura de análisis, casos de prueba, pruebas exploratorias, reporte de defectos, retesting de defectos arreglados, pasar los casos de prueba, reportar y retestear los bugs y validar.
  5. Si no tienes un entorno estable, no automatices. Acabaras desesperándote y dedicándole el 90% de tu tiempo a reparar esos scripts que tanto trabajo te cuesta hacer.
No creas que no hay más reglas básicas y que alguna de las anteriores no sea válida para tu entorno de trabajo, eso es evidente, en cada sitio tienen diferentes maneras de hacer las cosas y nos tenemos que amoldar a todas ellas, pero siempre hay que ser firme con las convicciones de cada uno y sobre todo ponerlas en práctica.

Al fin y al cabo, el testing es la parte más importante del software y todo el mundo tiene que apostar por él en sus empresas, acabarán ahorrando tiempo y dinero.